En el marco de un Congreso de Capacitación organizado por un grupo de Nodocentes de la Universidad de Córdoba, realizado en el año 1999, y en diálogo con personal de otras Universidades Nacionales, fue gestándose la idea de poner en marcha una Carrera Universitaria, además de los cursos de capacitación que se habían implementado por primera vez en el segundo semestre del año 1998.

Se hablaba de Carrera, pues en ese momento la idea era hacer algo académicamente superador, y aunque no se sabía con exactitud qué, con el aporte de la Universidad de Mar del Plata, San Luis y Villa María –que habían implementado una Tecnicatura para el personal Nodocente – se comenzó a visualizar más claramente la propuesta.

El paso siguiente fue estudiar y analizar los planes de estudio, y realizar sobre sus programas y algunos contenidos, modificaciones a fines de adaptarlos a las necesidades de la Universidad Nacional de La Plata, con el objetivo de implementar una Carrera propia, teniendo en cuenta las características del contexto y sus potenciales destinatarios.

En este escenario, subyacía un problema fundamental, y se basaba en la falta de recursos económicos, dado que en ese entonces no existían medios propios, ni en el Área de Capacitación, ni en el Gremio Nodocente, como para poder financiar el proyecto. De todas maneras, y pese a las debilidades visualizadas, se tomó la decisión de poner en marcha la Tecnicatura Superior en Gestión de Recursos para Instituciones Universitarias.

Se comenzó por armar todo lo relativo a las tareas de carácter administrativo de la Carrera, y paralelamente con las tareas de tinte académico, se intentaba conseguir recursos económicos, aunque se sabía que no sería una tarea sencilla.

En ese momento, la Federación Argentina de los Trabajadores de las Universidades Nacionales - FATUN- que ATULP integra como gremio de base,  debatía en paritarias  recursos para capacitación, entre otros temas. Fue entonces que, por un acuerdo entre la Universidad Nacional de La Plata y ATULP  se acordó que el dinero que vendría para Capacitación se centralizaría en la UNLP y desde allí se destinarían los fondos necesarios para el financiamiento de la Carrera.